Скачать презентацию Choque y Alianza de Civilizaciones Hay alguna diferencia Скачать презентацию Choque y Alianza de Civilizaciones Hay alguna diferencia

35203d2a992475b47ae9a4f77b16dbc1.ppt

  • Количество слайдов: 25

Choque y Alianza de Civilizaciones ¿Hay alguna diferencia? Kamal Cumsille Choque y Alianza de Civilizaciones ¿Hay alguna diferencia? Kamal Cumsille

Bernard Lewis, Las raíces de la ira musulmana • “es indudable que hoy nos Bernard Lewis, Las raíces de la ira musulmana • “es indudable que hoy nos enfrentamos a una actitud y a un movimiento que trascienden con mucho el simple nivel de los intereses, las políticas y los gobiernos que los ejecutan. Se trata ni más ni menos, de un choque de civilizaciones: la reacción quizá irracional, pero sin duda histórica, de un rival antiguo contra nuestra herencia judeocristiana, nuestro presente secular y la expansión mundial de ambos”

Samuel Huntington, Choque de civilizaciones • “El carácter de las grandes divisiones de la Samuel Huntington, Choque de civilizaciones • “El carácter de las grandes divisiones de la humanidad como de la fuente dominante de conflicto será cultural. Las naciones estado seguirán siendo los agentes más poderosos en los asuntos mundiales, pero en los principales conflictos políticos internacionales se enfrentarán naciones o grupos de civilizaciones distintas; el choque de civilizaciones dominará la política mundial. Las líneas de ruptura entre las civilizaciones serán los frentes de batalla del futuro”

 • Según el autor, las civilizaciones que configurarían el orden mundial post guerra • Según el autor, las civilizaciones que configurarían el orden mundial post guerra fría serían: la occidental, confuciana, japonesa, islámica, hindú, eslava ortodoxa, latinoamericana, y posiblemente, la civilización africana.

 • Luego, la principal confrontación, sería entre el cristianismo occidental y el Islam • Luego, la principal confrontación, sería entre el cristianismo occidental y el Islam junto con el cristianismo ortodoxo, la que se configuraría tras haber desaparecido la división ideológica de Europa, cuya línea de ruptura la sitúa geográficamente entre los territorios que históricamente pertenecieron a los Imperios de Europa Occidental y, a los Imperios Otomano y Zarista.

 • Se refiere al histórico conflicto entre el Islam y Occidente, el cual • Se refiere al histórico conflicto entre el Islam y Occidente, el cual según él, data desde hace 1300 años, esto es desde el nacimiento del Islam en el siglo VII de nuestra era, abarcando las cruzadas, la conquista de Constantinopla por parte de los otomanos, la dominación anglofrancesa en el mundo árabe durante los siglos XIX y XX, y su manifestación más reciente sería la guerra del golfo de 1991, donde EEUU habría enviado un gran ejército a la península arábiga para defender a algunos países árabes de la agresión de uno de ellos.

 • Huntington afirma: “las fronteras del Islam están teñidas de sangre” refiriéndose a • Huntington afirma: “las fronteras del Islam están teñidas de sangre” refiriéndose a una serie de conflictos, todos con historias y causas distintas, como enfrentamientos de los musulmanes con: “los judíos en Israel, o con los hindúes en la India”

Alianza de civilizaciones, Fdo. Vallespín • Es obvio que el paradigma de la AC Alianza de civilizaciones, Fdo. Vallespín • Es obvio que el paradigma de la AC no ha sido perfilado todavía en sus grandes líneas fuera de la especificación de un conjunto de fines generales (cultivar el diálogo intercultural, fomentar la cooperación internacional, desvincular el Islam del terrorismo islamista, etc. ). Pero sí cabe ir avanzando en su definición a partir de su oposición al paradigma del “choque de civilizaciones” que acabamos de presentar. En esta línea, lo que sigue puede entenderse como una esquemática reconstrucción de lo que, siempre a nuestro juicio, habrían de ser las pautas básicas del discurso de la AC.

 • Aun no negando el diagnóstico general de que la principal fuente del • Aun no negando el diagnóstico general de que la principal fuente del conflicto se asienta sobre diferencias culturales -si no carecería de sentido la búsqueda de tal “alianza”-, su análisis debería ir más allá hasta englobar algunas de las muchas causas que pueden estar detrás del mismo.

 • (…) carece de sentido aislar los conflictos identitarios de otro tipo de • (…) carece de sentido aislar los conflictos identitarios de otro tipo de consideraciones, que seguramente se concretan en el problema general de las asimetrías de poder político y económico que asolan el planeta. Sin la consideración de este último dato es imposible establecer un mínimo de coherencia interna en el discurso que rige nuestra relación con otras culturas.

 • Frente a la afirmación de la radical inconmensurabilidad entre bloques culturales y • Frente a la afirmación de la radical inconmensurabilidad entre bloques culturales y el abandono de la posibilidad última de acceder a consensos normativos entre ellos, la AC se concentraría en el objetivo de tender puentes y ampliar consensos entre diferentes modos de vida y sistemas de valores culturales. El propósito fundamental es avanzar lo suficiente en nuestra capacidad de entendimiento mutuo como para mantener viva la idea de que aquello que nos une sigue siendo superior a lo que nos separa. Que es posible, por tanto, aspirar a una convergencia en torno a los principios de una “ética global” que sostenga las bases de la convivencia planetaria y lime los conflictos interculturales.

 • Sin que ello signifique renunciar a las propias convicciones, los supuestos “intereses • Sin que ello signifique renunciar a las propias convicciones, los supuestos “intereses de civilización” de Occidente deben ser redefinidos a la luz de las justas demandas elevadas por otras unidades culturales. Para resolver los conflictos lo ideal sería poder tomar como punto regulativo la existencia de un interés global que estuviera por encima de los intereses particulares de las diferentes culturas o civilizaciones, un metainterés sobre el que todas pudieran converger. Y ésta sí que es una consideración estratégica.

 • la concepción de la política que aquí predomina se sustenta sobre pautas • la concepción de la política que aquí predomina se sustenta sobre pautas consensuales. Aquello que se subraya de la política es su capacidad de adicionar fuerzas humanas para realizar fines colectivos –en este caso para alcanzar un mejor entendimiento intercultural-. Y el horizonte imprescindible de esta política no puede reducirse al debate y a la búsqueda de la mayor comprensión mutua. Debe ayudarse de los acuerdos que progresivamente sea capaz de conseguir para empujar hacia una gradual “constitucionalización de la sociedad mundial”

Carl Schmitt, El concepto de lo político • La diferenciación específicamente política, con la Carl Schmitt, El concepto de lo político • La diferenciación específicamente política, con la cual se pueden relacionar los actos y las motivaciones políticas, es la diferenciación entre el amigo y el enemigo. Esta diferenciación ofrece una definición conceptual, entendida en el sentido de un criterio y no como una definición exhaustiva ni como una expresión de contenidos. En la medida en que no es derivable de otros criterios, representa para lo político el mismo criterio relativamente autónomo de otras contraposiciones tales como el bien y el mal en lo moral; lo bello y lo feo en lo estético, etc. En todo caso es autónomo, no por constituir un nueva y propia esfera de cuestiones, sino por el hecho que no está sustentado por alguna, o varias, de las demás contraposiciones ni puede ser derivado de ellas.

 • Los conceptos de amigo y enemigo deben tomarse en su sentido concreto • Los conceptos de amigo y enemigo deben tomarse en su sentido concreto y existencial; no como metáforas o símbolos; no entremezclados y debilitados mediante concepciones económicas, morales o de otra índole; menos todavía psicológicamente y en un sentido privado -individualista como expresión de sentimientos y tendencias privadas. No son contraposiciones normativas ni "puramente espirituales". El liberalismo, con su típico dilema entre espíritu y economía (a ser tratado más adelante), ha intentado diluir al enemigo convirtiéndolo en un competidor por el lado de los negocios y en un oponente polemizador por el lado espiritual. Dentro del ámbito de lo económico ciertamente no existen enemigos sino tan sólo competidores y en un mundo absolutamente moralizado y ético quizás sólo existan adversarios que polemizan.

 • El enemigo no es, pues, el competidor o el opositor en general. • El enemigo no es, pues, el competidor o el opositor en general. Tampoco es enemigo un adversario privado al cual se odia por motivos emocionales de antipatía. "Enemigo" es sólo un conjunto de personas que, por lo menos de un modo eventual — esto es: de acuerdo con las posibilidades reales — puede combatir a un conjunto idéntico que se le opone. Enemigo es solamente el enemigo público, porque lo que se relaciona con un conjunto semejante de personas — y en especial con todo un pueblo — se vuelve público por la misma relación.

 • El enemigo es el hostis, no el inmicus en un sentido amplio; • El enemigo es el hostis, no el inmicus en un sentido amplio; el polemios, no el echthros. El idioma alemán, al igual que otros idiomas, no distingue entre el "enemigo" privado y el político, por lo que se vuelven posibles muchos malentendidos y falsificaciones. El tantas veces citado pasaje "amad a vuestros enemigos" (Mateo 5, 44; Lucas 6, 27) en realidad dice: » diligite inimicos vestros « — agapate tous echtrous hymon — y no diligite hostes vestros; por lo que no se habla allí del enemigo político. En la milenaria lucha entre el cristianismo y el islam jamás a cristiano alguno se le ocurrió tampoco la idea de que, por amor, había que ceder Europa a los sarracenos o a los turcos en lugar de defenderla.

 • Al enemigo en el sentido político no hay por qué odiarlo personalmente • Al enemigo en el sentido político no hay por qué odiarlo personalmente y recién en la esfera de lo privado tiene sentido amar a nuestro "enemigo", vale decir: a nuestro adversario. La mencionada cita bíblica no pretende eliminar otras contraposiciones como las del bien y del mal, o la de lo bello y lo feo, por lo que menos aun puede ser relacionada con la contraposición política. Por sobre todo, no significa que se debe amar a los enemigos del pueblo al que se pertenece y que estos enemigos deben ser apoyados en contra del pueblo propio.

Jean-Luc Nancy “La comunidad enfrentada”. • “El estado actual del mundo no es una Jean-Luc Nancy “La comunidad enfrentada”. • “El estado actual del mundo no es una guerra de civilizaciones. Es una guerra civil: es la guerra intestina de una ciudad, de una civilidad, de una ciudadaneidad que se despliega hasta los límites del mundo, y por eso hasta el extremo de sus propios conceptos. ”

E. W. Said, Noción de Geografía Imaginaria • “la práctica universal de establecer en E. W. Said, Noción de Geografía Imaginaria • “la práctica universal de establecer en la mente un espacio familiar que es «nuestro» y un espacio no familiar que es el «suyo» es una manera de hacer distinciones geográficas que pueden ser totalmente arbitrarias”. “Utilizo la palabra «arbitrario» porque la geografía imaginaria que distingue entre «nuestro territorio y el territorio de los bárbaros» no requiere que los bárbaros reconozcan esta distinción”

Hommi Bhabha, Fijeza y estereotipo • la “fijeza” – como construcción ideológica de la Hommi Bhabha, Fijeza y estereotipo • la “fijeza” – como construcción ideológica de la otredad, opera “como signo de la diferencia cultural/histórica/racial en el discurso del colonialismo, es un modo paradójico de representación: connota rigidez y un orden inmutable así como desorden, degeneración y repetición demónica. Del mismo modo el estereotipo, que es su estrategia discursiva mayor, es una forma de conocimiento e identificación que vacila entre lo que siempre está «en su lugar» , ya conocido, y algo que debe ser repetido ansiosamente…”

Foucault, Historia de la sexualidad • “Se trata en suma, de orientarse hacia una Foucault, Historia de la sexualidad • “Se trata en suma, de orientarse hacia una concepción del poder que reemplaza el privilegio de la ley por el punto de vista del objetivo, el privilegio de lo prohibido por el punto de vista de la eficacia táctica, el privilegio de la soberanía por el análisis de un campo múltiple y móvil de relaciones de fuerza donde se producen efectos globales, pero nunca totalmente estables, de dominación”

Foucault, Defender la sociedad • hacer un análisis ascendente del poder, que consiste en Foucault, Defender la sociedad • hacer un análisis ascendente del poder, que consiste en “partir de los mecanismos infinitesimales, que tienen su propia historia, su propio trayecto, su propia técnica y táctica, y ver después cómo esos mecanismos de poder, que tienen por lo tanto su solidez y, en cierto modo, su tecnología propias, fueron y son aún investidos, colonizados, utilizados, modificados, transformados, desplazados, extendidos, etcétera, por unos mecanismos cada vez más generales y unas formas de dominación global”

Foucault, Historia de la sexualidad • regla de la polivalencia táctica de los discursos: Foucault, Historia de la sexualidad • regla de la polivalencia táctica de los discursos: • “concebir el discurso como una serie de segmentos discontinuos cuya función táctica no es uniforme ni estable”

Foucault, Historia de la Sexualidad • “no existe el discurso del poder por un Foucault, Historia de la Sexualidad • “no existe el discurso del poder por un lado y, enfrente, otro que se le oponga. Los discursos son elementos o bloques tácticos en el campo de las relaciones de fuerza; puede haberlos diferentes e incluso contradictorios en el interior de la misma estrategia; pueden por el contrario circular sin cambiar de forma entre estrategias opuestas”